Eczema

Qué son los eczemas y todo lo que deberías saber sobre ellos

Qué son los eczemas y todo lo que deberías saber sobre ellos
5 (100%) 1 vote

Para el que no esté familiarizado con el término “eczema” puede ser difícil imaginar de qué se trata, sin embargo su nombre es relacionado con algún tipo de dolencia en la piel. Y es precisamente de lo que se trata, una enfermedad cutánea que se manifiesta a través de lesiones en la superficie de la piel.

Un eczema es una lesión que aparece en lugares específicos, debido a factores internos o externos. En los adultos es común verlo aparecer en las manos, sobre todo en situaciones de gran exposición a químicos u otros derivados que puedan ser irritantes. Un caso muy común es el que se presenta por el uso excesivo de lavaplatos, desinfectantes, etc.

¿Qué es el Eczemas y todo lo que debes saber sobre ellos?

A pesar de conocer muy bien de qué se tratan los eczemas, los médicos no pueden detectar con facilidad las cusas que lo han hecho aparecer. Normalmente comienzan con una serie de preguntas para conocer más sobre el estilo de vida del paciente, y así determinar si dentro de la rutina diaria hay algún factor exógeno que lo haya ocasionado.

 

A quién afecta el eczema

Es probable que hayan notado alguna lesión o enrojecimiento en la piel de un bebé, ya sea en el mentón, el pecho, los brazos o las mejillas. Y es que los niños recién nacidos entre los 2 y 6 meses de vida suelen desarrollar eczemas, ya sea por un factor hereditario o simplemente por tener una mayor sensibilidad en la piel.

Aquellas personas propensas a desarrollar eczemas son quienes tengan entre sus familiares directos algún caso parecido. Si un padre sufre de Eczema o Dermatitis Atópica, es muy probable que alguno de sus hijos lo padezca. Aunque los agentes exógenos como irritaciones de contacto, el tabaquismo, químicos, etc. puedan generar la aparición de las lesiones con mayor frecuencia, la verdad es que aquellos que tengan la patología, la verán aparecer a lo largo de su vida.

Los médicos suelen indagar para descubrir que factor está haciendo aparecer las lesiones, si no existe ninguna causa externa probable entonces proceden a cambiar los hábitos alimenticios y recetar corticosteroides para tratarlos. Según la zona donde aparezca el eczema se pueden aplicar cremas u otros tratamientos tópicos para disminuir el picor y en enrojecimiento de la piel.

 

Cuáles son los tipos de eczema

La palabra eczema se ha utilizado para agrupar una serie de dolencias en la piel y es por ello que muchos pueden relacionarla con otras enfermedades como la dermatitis atópica, que dentro de la clasificación en la más grave y difícil de tratar. Así como existe la dermatitis también hay otros tipos como eczema numular, eccema dishidrótico, dermatitis de estasis o dermatitis seborreica.

Aunque la clasificación es amplia, todos los eczemas comparten la sintomatología de la siguiente manera: se presentan como unos parches rojos que manifiestan picor y descamación en la zona. Según sea la gravedad que puede variar de leve y moderado a grave; estas lesiones, que en principio parecen irritaciones de contacto pueden mutar y convertirse en vesículas.

Esta patología se busca principalmente en los niños quienes suelen manifestarla primero, sin embargo aquellos que tengan tendencia a padecerlos pueden desarrollarlos en edad adulta sin haberla tenido cuando pequeños. Si no es tratado a tiempo se convierte en eczema dishidrótico o vesicular, con unas lesiones mucho más profundas, dolorosas y molestas.

La palabra eczema viene del griego “hervir” lo que hace referencia al aspecto que toma la piel con cada lesión, como si se hubiese calentado y lastimado con el fuego. Según cifras oficiales se sabe que al menos en estado unidos más de 30 millones de personas padecen esta enfermedad y por ello han saltado a la luz tantos tratamientos para contrarrestar sus síntomas.

 

  1. Dermatitis de contacto

Este tipo de eczema aparece cuando la piel ha entrado en contacto con un agente irritante, se conoce comúnmente como urticaria. Es una picazón constante y enrojecida que causa incomodidad, muchas veces causada por plantas, químicos, mascotas u otros factores externos.

Existe la dermatitis de contacto alérgica que sucede cuando algún agente irrita la piel al profundizar más allá de la dermis. Cuando se padecen otros tipos de eczema como la dermatitis atópica y se tiene una herida abierta aumenta la posibilidad de padecer la dermatitis de contacto alérgica. Es decir, pueden coexistir varios tipos de eczema en la misma zona del cuerpo.

 

  1. Eczema dishidrótico

Este eczema se presenta de forma diferente a una alergia común o estacionaria, sus lesiones son pequeñas ampollas enrojecidas que con el paso de los días se rompen desprendiendo un líquido; otro nombre por el cual se le conoce es eczema vesicular. El lugar más común para este eczema son las palmas de las manos y los pies, también se le conoce como eczema de pies y manos.

Es más común en las mujeres y al igual que los demás diagnósticos de eczema, éste no tiene una cura definitiva, sin embargo puede ser tratado y controlado hasta disminuir todos sus síntomas. No es contagioso ni representa un riesgo mayor para la salud pero debe ser atendido.

 

  1. Eczema numular

En primer lugar hay que saber que el nombre de este eczema se le otorgó por su apariencia. La palabra numular significa moneda y es que las lesiones que produce este tipo de eczema son redondas, pequeñas y oscuras, parecidas a una moneda. Este tipo de eczema es diferente porque puede que aparezca son causar picor ni dolor. Así mismo puede ser confundido con alguna enfermedad micótica.

Las lesiones del eczema numular pueden abrirse y romperse dejando expuesta la piel a cualquier tipo de bacterias como los estafilococos; cuando se sospecha de alguna infección similar se debe asistir al médico de inmediato. A diferencia del eczema dishidrótico, este suele afectar a los hombres con mayor frecuencia. Las edades más propensas son  entre los 50 y 60 años.

  1. Dermatitis seborreica

Esta dermatitis es una de las más fuertes dentro de la clasificación, puede ser muy molesta y afecta a los bebes hasta 3 meses luego de haber nacido. También puede aparecer en adultos a partir de los 30 años; el lugar predilecto para que se desarrolle este tipo de eczema es aquellos donde hay abundantes glándulas sebáceas, ya que necesita de grasa para evolucionar.

No hay una relación exacta entre este tipo de eczema y el factor hereditario pero también puede influir; se presenta en forma de placas rojas que causan comezón.

 

 

Eczema y riesgos de contagio

Los desencadenantes que producen los eczemas son netamente ambientales o genéticos, por lo tanto ninguna persona que padezca de eczema puede transferirlo a otra persona solo con haberla tocado. A diferencia de otras enfermedades cutáneas como el sarampión que pueden parecerse, estas lesiones enrojecidas no desprenden ningún virus y por lo tanto no pueden afectar a personas cercanas.

El organismo de los afectados reacciona a estos agentes mencionados y propicia un desbalance del sistema inmunológico. Esto es lo que causa que la piel se vea afectada y manifieste la enfermedad. Si otra persona no reacciona de la misma manera ante los mismos agentes irritantes entonces no está en riesgo de padecer eczema o dermatitis.

Quienes ya tengan lesiones en su piel producto de eczemas deben tener cuidado con el contacto de agentes externos pero no por riesgo al contagio sino para evitar que alguna bacteria se posicione sobre las lesiones, aun mas cuando ya han alcanzado el grado de eczema dishidrótico o se han convertido en vesículas. Así como con cualquier patología cutánea, la higiene es parte fundamental del tratamiento.

 

Cómo detectar un eczema a tiempo

Solo un médico puede detectar un eczema a simple vista, pues para cualquier otra persona que vea una lesión en su etapa inicial no será más que una irritación sin importancia. Estos pueden pasar desapercibidos porque casualmente aparecen luego de haber entrado en contacto con algún químico irritante, lo que puede causar que su portador espere a que la inflamación y picor pase de manera natural.

Cuando se ha desarrollado un eczema, puede que al dejar la manipulación o exposición a los químicos irritantes, éste disminuya. Sin embargo puede reaparecer sin previo aviso. Por ello hay que conocer con exactitud los síntomas para saber diferenciar una simple reacción alérgica de un eczema en su etapa inicial.

  • Lugares en los que puede aparecer un eczema

Detrás de las rodillas, en los codos o brazos, detrás de las orejas y en las manos. Esto en el caso de los adultos, si se desea evaluar a un bebé, los lugares donde suelen aparecer con mayor frecuencia es en el rostro, pecho, brazos y espalda. Normalmente comienzan atacando las mejillas y el mentón.

 

  • Como se manifiesta un eczema

La etapa inicial llega con un fuerte picor, tan molesto que muchas veces la piel se rasga con las uñas y esto empeora la situación. La piel se torna sensible y muy seca en la zona afectada, se ven descamaciones. Dependiendo del color de piel del paciente, los eczemas se pueden tornar oscuros, casi negros y cambiar por completo la apariencia de la zona afectada. En otros pacientes, los eczemas se enrojecen como si se tratara de una quemadura, esto sin dejar de picar constantemente.

 

Una característica fundamental del eczema es su intermitencia, puede haber momentos en los cuales la lesión se ve realmente grave y con rapidez curarse y desaparecer. Esto sucede mucho en aquellas personas fumadoras con eczemas en las manos; cuando reducen la ingesta de tabaco, la lesión disminuye y cuando lo hacen con mayor frecuencia aparece de nuevo.

 

Estos pacientes relacionan la irritación con los factores externos y no asisten a una consulta para determinar y catalogar la patología como es debido. Por lo tanto jamás reciben en tratamiento adecuado y se exponen a un riesgo enorme. Esta enfermedad sin la atención adecuada puede desencadenar lesiones graves que afecten la movilidad y la autoestima de quien la padece.

 

Por qué se confunde al eczema con dermatitis

Cuando se habla de enfermedades cutáneas y sobre todo aquellas que se enrojecen y escaman con presencia de placas ásperas, el término utilizado coloquialmente es la dermatitis. Muy pocos son los que se refieren a ellas como eczema, a menos que ya tengan un diagnostico concreto por parte de un especialista. Los médicos, al hablar de eczemas hacen la comparación inevitable con algunos tipos de dermatitis por lo que han logrado que ambos términos coexistan sin distinción.

Dentro de la clasificación de los eczemas se encuentran algunos tipos de dermatitis como por ejemplo la dermatitis atópica, ésta es la más peligrosa y duradera de todos los tipos de eczema. Comienza igual que todas las demás pero tiende a ser muy difícil de tratar; requiere de mayores cuidados y un tratamiento constante para disminuir sus síntomas.

Aunque los eczemas abarquen varios tipos y grados de afecciones cutáneas solo un especialista puede determinar cuales se padecen y cuál es el tratamiento adecuado. Se han dado casos en los cuales el paciente padece más de un tipo de eczema y requiere combinaciones especiales de medicamentos y rutinas distintas. Aunque no es una enfermedad que ponga en riesgo la salud general del paciente o atente contra su vida, si puede deteriorar el aspecto de su piel.

Cualquier confusión que se tenga o duda sobre qué está sucediendo en determinadas zonas del cuerpo, deben ser evaluadas con técnicas como pruebas alérgicas o biopsias de ser necesarias.

 

Cuáles son los posibles tratamientos para eliminar un eczema

No se puede erradicar al eczema del organismo cuando éste ha sido heredado, es decir, una persona que padezca esta enfermedad puede desarrollarla en cualquier momento, sin embargo, puede conocer y controlar cuales son las causas que generar su aparición y así evitar las molestas lesiones.

Luego de indagar en los hábitos del paciente, los médicos determinan si existe algún producto que ocasione la irritación. Por lo tanto aquellos que se expongan a químicos fuertes serán alertados para que no entren en contacto con ellos de nuevo.

En algunos casos será necesario eliminar la ingesta de ciertos alimentos o aumentar la dieta a base de nutrientes para limpiar al organismo. Los medicamentos recetados para tratar los eczemas son de venta libre y hacen juego con lociones, tópicos y cremas hidratantes para cuidar la zona.

El tratamiento siempre va a depender de la edad del paciente y el lugar donde hayan aparecido las lesiones, por lo tanto auto medicarse no es una opción. Se debe mantener una higiene adecuada para evitar más bacterias o infecciones en la zona. No en todos los casos es necesario el uso de antibióticos, solo si el medico considera que según su ubicación debe ser protegido el cuerpo de mayores riesgos.

 

Otras patologías relacionadas con los eczemas

Esta enfermedad está netamente relacionada con la piel, puede llegar afectar otros órganos y deteriorar la salud a nivel psicológico pero está localizada en el órgano más extenso del cuerpo. Sin embargo, hay otras enfermedades que se asocian con ella como por ejemplo las patologías atópicas, esta última palabra significa “alérgica”.

Estas condiciones se relacionan con los eczemas porque pueden suceder al mismo tiempo u ocasionar la aparición de las lesiones cutáneas. Es recomendable estar atentos cuando alguna persona padece estas enfermedades que mencionaremos a continuación porque pudieran estar más propensos a desarrollar algún tipo de eczema.

 

  1. Rinitis o fiebre de heno

Un gran porcentaje de las personas que desarrollan algún tipo de eczema también padecen de Rinitis estacional porque son alérgicos a agentes exógenos que desencadenan ambas dolencias. Los síntomas de la rinitis son estornudos constantes, comezón en la nariz y lagrimales, congestión y dolor de garganta.

Si algún paciente sufre de rinitis y detecta algún enrojecimiento extraño en las manos, cuello, codos o brazos, lo más probable es que se trate del surgimiento de algún tipo d eczema y deba ser atendido por un especialista.

 

  1. Asma

Esta enfermedad ataca el sistema respiratorio y aunque no tiene nada que ver con la piel, conjuntamente con la dermatitis atópica se le denomina como afección comórbida, es decir, se padecen juntas. Hasta el 30% de las personas que padecen de eczema también sufren de asma en algún grado.

En comparación con el eczema o dermatitis atópica, el asma es mucho más delicada y peligrosa, sin embargo una enfermedad puede ser señal de otra. Al igual que la rinitis, cuando un paciente tratado por asma comienza a presentar placas rojas, picazón corporal y necesidad de rascar ciertas zonas como el cuello y brazos, seguramente estaremos frente a un cuadro de dermatitis.

 

  1. Alergia a los alimentos

Existen muchas opiniones médicas y estudios que indican que la alergia a algún alimento no puede desencadenar una dermatitis atópica, sin embargo, los niños que se encuentran en los primeros meses de vida suelen desarrollar ambas. Los niños entre 3 y 12 meses de vida suelen manifestar alergia a ciertos alimentos y con esto, irritación en la zona de la boca lo que puede convertirse en una dermatitis.

Para asegurarse de que un alimento causa alergia es necesario observar que luego de 30 minutos de haberlo ingerido, el cuerpo comienza a manifestar irritación, picor, vómitos y diarrea. Estos tipos de enfermedades comórbidas solo se presenta en niños, pero los adultos deben estar igualmente atentos.

 

¿Los eczemas se pueden prevenir?

Ya hemos dicho que la causa de los eczemas no está 100% asegurada, que pueden tener relación genética con los antepasados, que pueden producirse por la sensibilidad extrema de la piel y que pueden ser causados por agentes exógenos que desencadenen la respuesta del sistema inmunológico, entonces surge la pregunta ¿se pueden prevenir los eczemas? Los brotes sí, la enfermedad no.

Con el tiempo los especialistas han ido desarrollando una serie de recomendaciones, además de los respectivos medicamentos para tratar de reducir la frecuencia de aparición de las lesiones y con esto lograr que una persona lleve una vida normal aun cuando padece de eczemas.

  • Evitar la ropa que pueda causar irritación como la lana y el poliéster, utilizar prendas de algodón y no demasiado ajustadas en las zonas donde ya se hayan padecidos los eczemas. Cuando la piel se torne enrojecida es mejor dejarla respirar y no cubrirla con nada.
  • Si se ha salido de alguna lesión recientemente hay que evitar la exposición directa al sol en lugares como la playa o piscina. También los climas muy secos, esto afecta la piel y hace que se produzcan las pápulas o picores de nuevo.
  • No es recomendable utilizar jabones perfumados, lociones a base de aceites esenciales muy fuertes o perfumes con alcohol, todo esto en las zonas recuperadas pueden hacer aparecer los eczemas en periodos de tiempo frecuentes. La recuperación no será duradera.
  • Luego de salir de baño se debe secar la piel afectada dando pequeños toques sin raspar, recordemos que un eczema afecta la dermis y que esta debe recuperarse por completo, cuando la tela pasa por encima retira la grasa natural y arrastra las capas de piel nueva y sensible.
  • Las plantas, joyas y demás prendas decorativas pueden afectar la zona recién recuperada como la parte de atrás del cuello, las muñecas y los brazos.

Gracias a la tecnología y el avance de la medicina es muy fácil detectar con tiempo los eczemas, indicar el tratamiento preciso y contrarrestar sus síntomas, sin embargo depende de más que eso. Los médicos no tienen la responsabilidad absoluta cuando se trata de cuidados e higiene personal. Si se hace un trabajo en equipo se puede controlar la enfermedad y erradicarla por lapsos de tiempo.

La lectura constante y documentación también juegan un papel importante; un paciente instruido en su patología puede colaborar enormemente con su recuperación. No es tarea difícil leer en detalle todo lo relacionado con el eczema y los tipos que existen para conocer a profundidad cada detalle del que se padece. Con esto y una estricta aplicación de medicamentos y cambios de hábitos, cualquier persona puede vivir una vida normal aunque se tenga esta afección en el organismo.